Ir al contenido principal

Convivir con niños: Pautas básicas





Una de las tareas más complicadas de ser padres y madres es la de ayudar a nuestros hijos a crecer para que la sociedad les acepte y además, conseguir que sean felices. Pero nadie ha dicho que convivir con niños sea sencillo. Por eso, te va a interesar seguir leyendo. 



















Ser capaces de establecer normas familiares, buscar momentos para conversar, discutir y resolver problemas, de conseguir la cooperación de todos en casa es algo que puede resultar imposible pero que sabemos que debemos luchar por conseguirlo.

Con la cantidad de cosas a las que se enfrentan las familias, deben tomarse medidas para evitar que los niños se sientan desorientados, perdidos emocionalmente y confusos. Con los años, los educadores vamos aprendiendo que resulta de gran ayuda animar a las familias a crear normas y misiones para su mejor convivencia. Esto proporciona algunas pautas a aquellas familias tan ajetreadas y que apenas tienen espacios de tiempo para compartir. 



Se me ocurre poder agrupar algunas pautas de convivencia que podamos utilizar con el fin de mejorar nuestra convivencia en casa. Ahora bien, lo que decidamos, tendrá que ser conocido por todas las personas que conviven bajo el mismo techo, sino será del todo imposible cumplirlas. 
Así que, si lo consideras necesario, escríbelas en una cartulina bien grande y a la vista de los demás, así no podrán decir que las habían olvidado. 

Algunas ideas que te pueden ir bien !! Ahí van !! 

1. Utilizaremos las palabras para discutir y no nos pelearemos. 
2. Los niños harán sus deberes antes de ver la tele o de jugar. 
3. La tele no estará encendida cuando comemos o cenamos, excepto en ocasiones espaciales en que todos estemos de acuerdo en hacerlo así. 
4. Prohibido comer en los dormitorios y en el sofá de casa. 
5. Cuando alguien hiera nuestros sentimientos, no nos los guardaremos par nuestros adentros, sino que se lo diremos con la mayor delicadeza que podamos. 
6. A la hora de comer, todo el mundo ayuda. 
7. Nadie debe menospreciar a otro miembro de la familia. 

Seguro que se te ocurren muchas más ! Compártelas en los comentarios :)  

















También estaría bien que busquéis espacios de tiempo juntos, en los que compartir con los demás: cómo se sienten, qué tal les ha ido el día o, incluso de hablar de planes futuros. 
A menudo resulta más fácil si os sentáis juntos a la mesa a la hora de comer o cenar. 

Se empieza creando ciertas reglas para escuchar a los demás y para hacer que todos puedan opinar. Quien habla no desea ser insultado, castigado o que se rían de sus ideas. Si una persona se siente incómoda por compartir ideas y sentimientos, resultará muy difícil conseguir crear un vinculo familiar positivo.

Otra forma de compartir es a través de un DIARIO FAMILIAR. Se trata de dejar una libreta sobre la mesa para que cada miembro de la familia pueda escribir sus pensamientos, experiencias, preguntas, preocupaciones; todo aquello que desea compartir. Los demás pueden contestarle. Pueden hacer dibujos, enganchar fotos de revistas,... y, evidentemente con el máximo respeto hacia los demás. 

Un CALENDARIO FAMILIAR, es otra forma de comunicaros entre vosotros. Cuelga un calendario configurado por ordenador, con grandes espacios para cada día de manera que puedan apuntarse las tareas, citas,... a la vista de toda la familia. Es una buena forma de no olvidar cumpleaños, las visitas al pediatra o las fechas de exámenes y excursiones de tus hijos. 

Ten en cuenta que, en ocasiones la fluidez de la comunicación con tus hijos adolescentes se puede ver afectada por cosas que hacemos los padres y que molesta bastante a tus hijos. 


Cuando empezamos a sentir que nuestra familia es capaz de mostrar afecto, de compartir vivencias y resolver problemas juntos, ha llegado el momento de sentir que la buena convivencia es posible. 









Entradas populares de este blog

Estructura de la Constitución Española de 1978. Esquema

  También te puede interesar... La Constitución Española. Estructura, principios y contenido

Educar en Buenos Modales

Entre todas las tendencias, la que nunca debería pasarse de moda es la de utilizar los buenos modales ¿Estás de acuerdo conmigo?  Una persona puede sentirse muy afortunada si posee esa conducta porque le va a condicionar en el tipo de relaciones que establezca con los demás.  Entrar a un sitio, decir "hola" y que nadie te conteste puede resultarte familiar e incluso demasiado habitual, o que estés hablando con alguien y se ponga a mirar el móvil, ... se me ocurren muchos ejemplos en los que los buenos modales quedan ausentes.  En éste artículo quiero analizar cuáles son las acciones que consideramos como buenos modales, a qué nos referimos cuando hablamos de la cortesía y la amabilidad. Y, con un poco de suerte, podremos ponerlas de moda.  Siempre vas a quedar bien con los demás si utilizas los buenos modales, si te expresas con elegancia... y además sabes que es mucho más fácil hablar con personas de carácter cortés y amable, te sientes más cómodo y percibes a esa persona de

Dinámica: Responder a una acusación

El objetivo de ésta dinámica es el de regular nuestras emociones a partir del lanzamiento de una acusación. La propuesta es hacerlo en un grupo de mínimo 4 participantes y con capacidades suficientes como para poder reflexionar a nivel individual.  La actividad comienza con la lectura del siguiente texto:  " Va Pepe muy contento por el parque, cuando de repente ve a Rafa viniendo a su encuentro. Rafa tiene una mirada muy rara. Pepe se pregunta qué le estará pasando.  Se acercan y se saludan, pero inmediatamente Rafa empieza a gritar. Dice que Pepe le ha hecho quedar muy mal con los otros chicos del barrio y le acusa de ser mal amigo, de tener la culpa de todo lo que le pasa.  Entonces Pepe...."  La historia queda inacabada para poder desarrollar las actividades que la complementan.  Actividades relacionadas:  1. Deben reflexionar, de manera individual, cómo actuarían si se encontraran en la situación en la que Pepe está.  2. Compartir la respuesta y hacer dos grupos: los que