Traductor

Manualidades para trabajar el miedo

 

Hola corazones !!

Quiero compartir con vosotros algunos talleres y manualidades realmente divertidos con los que vas a poder trabajar el concepto del miedo desde la diversión y el aprendizaje. 

No se trata de asustar a los niños y niñas, sino de que expresen aquellas cosas que les hacen sentir miedo, para que podáis acompañarle y enseñarle a gestionar esa emoción de la mejor manera posible.

En la sección de dinámicas y juegos también os compartiré actividades educativas que os ayuden en esta tarea de acompañar en la gestión de las emociones. 

Ahora hay poquitas, pero iré actualizando este post a medida que encuentre actividades que realmente valgan la pena. 

En cada ficha de actividad, vais a encontrar el detalle del material que necesitareis y la edad recomendada para hacerlo. Si necesitáis algún material en concreto, no dudéis en poneros en contacto conmigo a través de los comentarios. 





Mi hijo sufre Bullying: ¿Qué puedo hacer?

Avisar al director o directora del colegio para informar que tu hijo está siendo intimidado por compañeros es, sin duda, la primera opción que te debes tener en cuenta ante esta situación.

 Ahora bien, seguro que también te planteas, o te has planteado, si deberías ponerte en contacto con el acosador de tu hijo... pues te diré que, a pesar de los beneficios que tu puedas ver en hacerlo, los expertos lo desaconsejan. 

En este post, quiero explicarte lo bueno y lo malo de hablar con sus padres. Sigue leyendo, porque esto te interesa!! 

Aunque la mayoría de veces llamar a los padres del intimidador puede terminar mal para ti y para tu hijo, otras pueden producir el resultado que esperabas. 

Muchos padres creen que llamar a los padres del agresor es la mejor opción, por los siguientes motivos: 

1. Desean que escuchen la versión de lo que está pasando desde la vivencia de la víctima, porque creen que así pueden solucionar el problema antes que desde el colegio o instituto.  

2. Explicar a los padres del acosador lo que está pasando también puede dar sensación de alivio. Es una manera de exponer el problema y con suerte poder resolverlo. 

Ya sabes que no todos los padres aceptan escuchar algo negativo sobre sus hijos, aunque les conozcas, les consideres amigos tuyos o por mucha verdad que exista en lo que les cuentas.

Te recomiendo que si entras o inicias la conversación con ellos, hazlo sin tener ideas preconcebidas sobre cómo los otros padres deberían educar a sus hijos. 

3. Como padres y madres, tenemos la necesidad de proteger a nuestros hijos, y más cuando vemos que la escuela no mueve ficha para resolverlo. Por ello, sentimos la necesidad de hacer algo para acabar con la situación angustiosa que pueda estar pasando nuestro hijo. 

Ahora bien, también existen motivos por los que NO deberías contactar con ellos: 

1. Es muy raro que los padres respondan de la manera en que esperas que lo hagan cuando se les muestra el mal comportamiento de su hijo o hija. Es complicado que, a primeras, acepte lo que le estás diciendo o que te digan algo como... "¿En que te basas para culpar a mi hijo de eso?"

2. No es realista esperar una respuesta tranquila de los padres del acosador. Incluso manteniendo la calma, se muestran receptivos a lo que les estas diciendo. Una vez termines de hablar y hayan tenido tiempo para pensar en lo que le has dicho sobre su hijo, es posible que no sean tan racionales y pasen a darte una respuesta impulsiva y emocional. 

3. Si quieres abordar el tema con los padres del acosador, asegúrate de estar preparado para una reacción negativa. Si lo que intentas es sacar el tema a relucir, concéntrate en eso y no en su respuesta. 



4. Puede ocurrir, que tengas amistad con los padres de ese niño agresor, pero no por ello le va a gustar que hables de forma negativa sobre su hijo. El riesgo de que la conversación no vaya bien es muy alto. Por lo que, es muy probable que vuestra amistad se vea afectada. 

5. La mayoría de los padres somos extremadamente protectores con sus hijos y les resulta muy difícil reconocer que los hijos no son tan perfectos como querríamos. Si a ello, le añadimos una connotación negativa asociada con la intimidación, estamos amplificando el riesgo de que el otro padre no sea receptivo a lo que le estés diciendo. 

6. Otro de los inconvenientes que pueden surgir cuando te pones en contacto con los padres del agresor es que puede aumentar el acoso y el comportamiento negativo hacia tu hijo. Además, los padres del agresor pueden tratar de controlar un poco el daño y difundir rumores sobre ti o tu hijo a fin de desviar la atención de la mala conducta de su hijo. Además, algunos padres se involucran en el acoso y, a veces, incluso en el ciberbullying. 

A modo de conclusión, piensa que arreglar las cosas por tu hijo le quita poder de la situación y seguirá con un pensamiento de víctima poco saludable para él/ella. 
Es mejor equipar a tu hijo con ideas para abordar la situación de acoso directamente. Trabaja la manera de cómo puede responder la próxima vez que se enfrente a una situación de acoso e infórmale sobre cómo manejar la situación en el futuro. 


¿Qué hacer cuando me insultan?

Las palabras son poderosas y son capaces de afectar a todas las personas tengan la edad que tengan. En el colegio escuchamos cantidad de insultos de forma habitual, y es que hay muchos niños y niñas que no son capaces de expresar sus emociones de otra manera que la de insultar o pegar. Para ellos resulta ser la manera más rápida de llamar la atención, provocar o protegerse de otro compañero. Y tu, ¿Crees que es la manera más positiva de hacerlo? ¿Animas a tu hijo a que utilice el insulto cuando considere necesario? 


Cuando entramos en la fase adulta, adquirimos o deberíamos haber adquirido estrategias para poder enfrentarnos a este tipo de palabras ofensivas. Por eso, la etapa infantil es la más importante para aprender las habilidades sociales y de comunicación que vamos a necesitar para poder enfrentarnos a esas situaciones y que esas palabras no nos afecten a nivel emocional. 

¿Qué pasa cuando me insultan? 



Cuando te ofenden o te insultan, pueden ocurrir tres cosas:
1. Reaccionar de manera violenta, incluyendo burlas, insultos, desprecios y comentarios despectivos.
2.  Reaccionar con llanto y decaimiento emocional. 
3. Reaccionar mostrando ignorancia y no afectación. 

En los centros educativos solemos encontrarnos entre la primera y la segunda opción, y los educadores debemos lidiar con este tipo de reacciones y de lenguaje ofensivo de forma habitual. Los insultos son un gran problema que los niños deben aprender a gestionar y a controlar.

Si el niño o la niña no tiene habilidades suficientes para gestionar los insultos que le emiten y éstos le debilitan a nivel emocional (reacción 2), pueden llegar a creer que lo que se les dice, es cierto. Y estos insultos se establecen en ellos como "etiquetas". 

Por ejemplo, un niño al que le llamen "gordo", "tonto, "retrasado" de manera habitual, puede llegar a creer que posee esas características personales. 

¿Qué puedo hacer cuando me insultan? 

Una de las maneras más eficaces de hacer frente a los insultos y que no nos afecte, es conseguir reducir la conexión emocional de las palabras, porque cuando se les quita poder, ya no nos pueden controlar, ni tampoco hacer daño emocional. 

Es fácil decirlo, pero ¿cómo conseguirlo? 
Algunas personas pueden tener cierta dificultad para aprender esta habilidad, pero conseguirlo les puede cambiar la vida. Ten claro que no se puede permitir que los otros controlen tu propio comportamiento. 

Imagen mental del insulto

Los niños deben pensar en todas las palabras que hieren sus sentimientos y que escuchan cada día. De cada palabra, imagina a la persona que te la dice vestido de manera ridícula o con una imagen mental graciosa. Aquí la imaginación de cada uno. 

Con las palabras ofensivas debes cambiar a otro significado más neutral,  por ejemplo: "gordo" puede pasar a significar "castañuelas"

Se tarda tiempo en cambiar las emociones de odio hacia las palabras malsonantes para pasar a sentir otra emoción más agradable. Practica el tiempo necesario, y si no te funciona, cambiamos de estrategia. No todas las técnicas funcionan igual para todas las personas. 
Ésta técnica consigue que la persona que insulta deje de recibir las reacciones que le animaban a seguir insultando. 

Entender el porqué me insultan....

Los insultos son la mejor herramienta para conseguir que otra persona se sienta mal y hacerle daño. Cuando los niños aprenden que los insultos son para hacer daño, también deberán aprender a qué decir para demostrar que esas palabras no les afectan emocionalmente. 

Otras estrategias : 

No entrar en el círculo de la violencia, ni física ni verbal. Así no se da poder al agresor o provocador. 
Hacer caso omiso de las palabras y mostrar indiferencia. 
Responder con amabilidad y con halagos. 


Aprender que nosotros somos quienes controlamos nuestras palabras, que las palabras no son inocentes, y que podemos utilizarlas sin ofender a nadie. 

Aprender que si el agresor es quien decide el grado de afectación de esas palabras en nuestra persona, debemos poner freno de manera inmediata. 

Aprender que si tu hijo se siente decaído por recibir insultos en el colegio de manera constante debes actuar y ayudarle a desarrollar sus habilidades sociales para fortalecer su estado emocional. 

Te invito a comentar en el blog y que expliques alguna experiencia o aprendizaje que nos pueda ayudar a las mamas y papas que nos encontramos con estas situaciones a diario. 

Gracias por compartir. No olvides seguirme en el blog para no perderte las nuevas publicaciones. 

Un abrazo !!






¿Qué es la resolución de conflictos para niños?

Discutir por el canal de televisión, pelearse por un juguete, enfadarse porque no les gusta la comida que toca hoy, ... son ejemplos de conflictos que, aunque intentemos evitarlos, forman parte de nuestras vidas en familia. 

Si te agobian los conflictos que se producen en tu casa, tienes 3 opciones: 

1. Dejarlo pasar. Esperar que la situación se calme e intentar olvidar lo que ha pasado, cruzando los dedos para que no vuelva a pasar. 

2. Pelear y discutir hasta que gane el mejor. 

3. Resolver el conflicto mediante la negociación.

Como educadora, no te voy a recomendar ni la 1 ni la 2, sino la tercera opción. 
Resolver un conflicto no es tarea fácil, pero si lo hacemos bien obtendremos mejores resultados.

 

¿Qué significa resolver un conflicto? 

Resolver un conflicto significa tener que entrar en un proceso de negociación y resolución de problemas para tratar las necesidades de cada persona en un conflicto. 

Aprender a resolver conflictos para luego enseñarles a hacerlo a nuestros hijos, nos va a ayudar a tener un mejor desarrollo social en cuanto a la forma en que nos relacionamos y nos enfrentamos a los retos.

Una de las cosas que se aprende en la resolución de conflictos es la EMPATIA y una de las cosas que evitas es convertirte en un adulto violento.  


Cuando detectas un conflicto ... ¿Qué debes hacer? 

1. Averigua qué está molestando a ambas partes (significa definir el problema)

2. Habla de emociones... ¿Cómo se sienten?  ¿Por qué se sienten así? 

3. ¿ Qué hubieran querido que pasara? (sus necesidades)

4.  ¿Podríais haberlo hecho de otra manera? (plantear ideas juntos y evaluar las posibles opciones para una solución) 


CONSEJOS PRÁCTICOS !!



Conflictos entre niños y/o hermanos 


Es complicado que los niños vean las cosas desde la perspectiva de otras personas. Así que el primer paso será ayudar a tu hijo a ver las cosas desde el punto de vista de otro niño. 

"Si tuvieras una pelota y alguien viene y te la quita, ¿ cómo te sentirías

Los niños aprenden sobre la resolución de conflictos poniéndola en práctica, así que PACIENCIA y dale tiempo para resolverlo de manera independiente. 

(siéntate cerca de los niños y escúchalos hablar sobre el conflicto) 

Resiste tu impulso de decirle a los niños qué hacer y ofréceles opciones en vez de darles una solución.
 
( en vez de hablarse gritando, ¿Por qué no lo escriben en un papel y cuando se hayan calmado, hablan del tema?)




Conflictos entre padres e hijos


Escucha a tu hijo y ayúdalo a identificar sus sentimientos preguntando "Porqué? "

"¿Porqué te has puesto así cuando te pedí que sacaras al perro?" "Te has sentido triste o enfadado?"

Reconoce sus sentimientos y no les quites importancia

"Entiendo que te enfades pero es responsabilidad de todos sacarla de paseo y tu todavía no la has sacado hoy"

Es importante diferenciar entre el comportamiento de tu hijo y tu hijo en sí

" Eres un buen hijo, pero no te has portado bien cuando has pegado el portazo" 

Ofrece alternativas para una solución y establece reglas claras para el futuro. 

"Hablaremos sobre las opciones esta tarde. Y para la próxima vez ya sabes que debes sacar al perro una vez al día"


Conflictos entre padres y adultos

Cálmate y coge aire. Tómate 5 minutos para poner tus ideas en orden y no hablar antes de pensar las cosas que vas a decir. 
Los niños aprenden con el ejemplo, así que debes aplicar bien la resolución de conflictos. Es importante que, después de haber tenido una discusión en casa con tu pareja, o con otro adulto, hables de ello con tus hijos. 


" Me sentí indignada cuando el papa dijo que no quería venir de excursión con nosotros. Pero después que los dos nos calmamos y hablamos por turnos sobre nuestros sentimientos, se nos ocurrió una gran idea: 5 minutos de tiempo familiar antes de la cena cada noche para organizar actividades juntos"

Habla sobre el conflicto. No ignores lo que ha ocurrido. Si te abres sobre tus sentimientos y que no te cuesta mantener tus relaciones sanas, es más probable que tus hijos compartan sus sentimientos y se te acerquen cuando necesiten consejo para resolver un conflicto. 

 

¿Aún no me has enviado ningún comentario? Anímate y estaremos en contacto :) 


Dinámica Inteligencia Emocional: Saber decir NO

 


Muchas veces, no nos atrevemos a decir "NO". Muchas personas lo pasan muy mal cada vez que tienen que decirlo por miedo, por fallar a las demás personas, por comodidad,...

La necesidad de ser querido o queridas por las otras personas puede llevarnos a depender de ellas, lo que tiene una influencia muy negativa en nuestra autoestima. 

Con la dinámica que os presento, vamos a intentar entender el concepto de aceptarse, de amarse, de sentirse parte de un grupo, de aprender a decir NO y de darse cuenta del lado positivo de decir NO. 

Un poco más abajo tienes las fichas que te van a ayudar a dirigir la actividad con éxito. 

Es importante que empieces recordando las situaciones en las que te hubiera gustado decir "no" pero que no te atreviste. Intenta explicar esa situación lo más detallada posible. 

En segundo lugar, piensa las razones más importantes para decir que "no" en esa situación determinada. 

Después, reflexiona sobre las consecuencias de esa acción, entendiendo que tú eres la única persona responsable de tus actos. 

Esta dinámica la puedes utilizar con tus alumnos. En este caso, los puntos anteriores deberán hacerlo a modo de reflexión individual y después lo podréis poner en común. 







Dinámica Inteligencia Emocional: Soy capaz de decidir

 











Debemos decidir cómo superar nuestras dificultades y problemas. Algunas situaciones son más sencillas, pero otras no lo son tanto. En ese proceso de decisión, poco a poco sentiremos que estamos tomando el rumbo de nuestras vidas. Somos responsables de nuestra vida y nadie puede decidir por nosotros. 

La actividad de reflexión que os propongo pretende ayudarnos a dar los pasos para tomar decisiones adecuadas, y algo que es muy importante: darse cuenta de la importancia de decir firmemente "NO"

Te adjunto la ficha que te ayudará como guía para hacer ésta dinámica. La puedes hacer a nivel individual o grupal, eso lo decides tú, pero lo que sí te recomiendo es que no la alargues más de 40 minutos. 


Después del ejercicio, ¿ Qué has aprendido? 

Actividad de Inteligencia emocional: Tengo derecho a equivocarme

 











Tomar decisiones significa asumir algunos riesgos, porque debemos buscar el equilibrio entre la emoción y el pensamiento, pero aún así merece la pena. 

Aquí os regalo una actividad para trabajar la inteligencia emocional. 

Los objetivos que vamos a perseguir con esta actividad, serán los siguientes:

1. Dar los pasos para tomar las decisiones adecuadas

2. Darse cuenta de las consecuencias de cada decisión. 

Para llevarla a cabo, crearemos grupos de cinco participantes y haremos una lista con las situaciones en las que han tenido que tomar decisiones. Escribiremos después en la pizarra todas las situaciones elegidas por los grupos. 

Después, cada participante escribirá, de forma individual, la decisión que tomaría, el porqué, los factores que ha tenido en cuenta, qué decisiones tomarían otros en la misma situación, las consecuencias de sus decisiones, etc.

Finalmente, lo comentaremos entre todos y todas. 

Os recomiendo que no alarguéis ésta actividad más de 60 minutos. 

Puedes utilizar ésta ficha de trabajo que te puede ayudar. Espero que te sirva. 





Convivir con niños: Pautas básicas


Una de las tareas más complicadas de ser padres y madres es la de ayudar a nuestros hijos a crecer para que la sociedad les acepte y además, conseguir que sean felices. Pero nadie ha dicho que convivir con niños sea sencillo. Por eso, te va a interesar seguir leyendo. 



















Ser capaces de establecer normas familiares, buscar momentos para conversar, discutir y resolver problemas, de conseguir la cooperación de todos en casa es algo que puede resultar imposible pero que sabemos que debemos luchar por conseguirlo.

Con la cantidad de cosas a las que se enfrentan las familias, deben tomarse medidas para evitar que los niños se sientan desorientados, perdidos emocionalmente y confusos. Con los años, los educadores vamos aprendiendo que resulta de gran ayuda animar a las familias a crear normas y misiones para su mejor convivencia. Esto proporciona algunas pautas a aquellas familias tan ajetreadas y que apenas tienen espacios de tiempo para compartir. 



Se me ocurre poder agrupar algunas pautas de convivencia que podamos utilizar con el fin de mejorar nuestra convivencia en casa. Ahora bien, lo que decidamos, tendrá que ser conocido por todas las personas que conviven bajo el mismo techo, sino será del todo imposible cumplirlas. 
Así que, si lo consideras necesario, escríbelas en una cartulina bien grande y a la vista de los demás, así no podrán decir que las habían olvidado. 

Algunas ideas que te pueden ir bien !! Ahí van !! 

1. Utilizaremos las palabras para discutir y no nos pelearemos. 
2. Los niños harán sus deberes antes de ver la tele o de jugar. 
3. La tele no estará encendida cuando comemos o cenamos, excepto en ocasiones espaciales en que todos estemos de acuerdo en hacerlo así. 
4. Prohibido comer en los dormitorios y en el sofá de casa. 
5. Cuando alguien hiera nuestros sentimientos, no nos los guardaremos par nuestros adentros, sino que se lo diremos con la mayor delicadeza que podamos. 
6. A la hora de comer, todo el mundo ayuda. 
7. Nadie debe menospreciar a otro miembro de la familia. 

Seguro que se te ocurren muchas más ! Compártelas en los comentarios :)  

















También estaría bien que busquéis espacios de tiempo juntos, en los que compartir con los demás: cómo se sienten, qué tal les ha ido el día o, incluso de hablar de planes futuros. 
A menudo resulta más fácil si os sentáis juntos a la mesa a la hora de comer o cenar. 

Se empieza creando ciertas reglas para escuchar a los demás y para hacer que todos puedan opinar. Quien habla no desea ser insultado, castigado o que se rían de sus ideas. Si una persona se siente incómoda por compartir ideas y sentimientos, resultará muy difícil conseguir crear un vinculo familiar positivo.

Otra forma de compartir es a través de un DIARIO FAMILIAR. Se trata de dejar una libreta sobre la mesa para que cada miembro de la familia pueda escribir sus pensamientos, experiencias, preguntas, preocupaciones; todo aquello que desea compartir. Los demás pueden contestarle. Pueden hacer dibujos, enganchar fotos de revistas,... y, evidentemente con el máximo respeto hacia los demás. 

Un CALENDARIO FAMILIAR, es otra forma de comunicaros entre vosotros. Cuelga un calendario configurado por ordenador, con grandes espacios para cada día de manera que puedan apuntarse las tareas, citas,... a la vista de toda la familia. Es una buena forma de no olvidar cumpleaños, las visitas al pediatra o las fechas de exámenes y excursiones de tus hijos. 

Ten en cuenta que, en ocasiones la fluidez de la comunicación con tus hijos adolescentes se puede ver afectada por cosas que hacemos los padres y que molesta bastante a tus hijos. 


Cuando empezamos a sentir que nuestra familia es capaz de mostrar afecto, de compartir vivencias y resolver problemas juntos, ha llegado el momento de sentir que la buena convivencia es posible. 









¿Qué tipo de madre o padre soy?


Cada madre y cada padre es diferente, unos más cariñosos que otros, unos más estrictos que otros,... pero, en definitiva, todos tienen definido el estilo educativo que les darán a sus hijos. Quizá el tuyo no lo tengas claro, pero sigue leyendo y podrás descubrir cuál es el que más se acerca a ti y a tu forma de ser. 



Si alguna vez te has comparado con otros padres, te habrás dado cuenta que educan a sus hijos de maneras muy diferentes. 
Quizá estés más o menos de acuerdo con las formas de educar que tienen algunos padres, y quizá no tengas claro si la manera en que estés educando tú a los tuyo, sea la más adecuada y estés dudando en estos momentos. O por el contrario, estás súper orgulloso de tu manera de educar a tus hijos y te consideres un modelo de padre o madre ejemplar.  

Hagas lo que hagas, estoy convencida que lo harás en beneficio del desarrollo de tus hijos, ¿verdad?.

En este post, te presento 2 modelos educativos totalmente opuestos entre ellos, es decir, el que todo lo permite y el que todo lo limita. 

Sigue leyendo ...

Este es un estilo muy común hoy en día caracterizado por la falta de firmeza en la educación. Los padres permisivos, son aquellos que tienden a justificar todo lo que hacen sus hijos y los SOBREPROTEGEN. 

No participan de manera activa en la vida familiar y tampoco controlan las actividades de sus hijos por miedo a que se enfaden o se revelen. 

La actitud, aparentemente comprensiva de los padres, muchas veces se interpreta por los niños como una simple y pura negligencia por ausencia de control. 

Los hijos de estos padres tienen dificultades para aceptar límites, su auto-disciplina y responsabilidad dejan mucho que desear. Puede darse una nociva inversión de roles padres-hijos. 

Los padres no ejercen ningún tipo de control sobre sus hijos, dejan que tomen ellos las decisiones sea cual sea su edad y nivel de razonamiento. 

Tienden a ser muy afectuosos y muestran con total libertad sus pensamientos y emociones a sus hijos. El apoyo emocional es muy importante para ellos. 

Son muy comunicadores, llegando a dar información que no toca. 

Tratan a sus hijos como colegas, como amigos, para generar máxima empatía. 

Conceden todos los deseos a sus hijos: dejar ver la tele el tiempo que quiera el niño, ver ciertos programas de televisión o jugar a ciertos juegos de la Play. Que le compren cualquier cosa, o imponer los deseos del niño sobre lo que el adulto considera correcto. (¿Sabes lo que pasa cuando no se le conceden sus deseos?)

Muestran máxima preocupación por las inquietudes de sus hijos. 

No exigen responsabilidades. 

Justifican y protegen el mal comportamiento, la soberbia, la grosería y las faltas de respeto, las dejan pasar. 

Se someten a los deseos de sus hijos. 

Cuando un padre o una madre es extremadamente permisivo, conlleva una serie de consecuencias en el desarrollo de sus hijos...
















Todo ello genera una serie de efectos en el desarrollo de los hijos:

No aprenden a hacer actividades propias de sus capacidades porque nadie les orienta y nunca les han exigido responsabilidades. 

Sólo es feliz si se le conceden sus deseos. Tendrán la necesidad constante de conseguir algo. Sólo así se sienten felices. Actitud muy egoísta. 

Muestran problemas de comunicación, son insistentes, descontrolados, nadie les ha dado esquemas básicos de relación con el entorno. Siempre han obrado libremente. 

Tienen dificultades para aceptar otras opiniones que estén en contraposición a sus propios intereses. 

Poco reconocimiento a otras personas.

Transgresores de las normas. Siempre han hecho lo que han querido y, en la etapa escolar se toparán con límites que nunca antes habían tenido.

Incapaz de entender los límites y las figuras de autoridad. Actitud violenta. 

Tardan en conocer la emoción de la decepción y la tristeza. Baja tolerancia a la frustración. Evitarán toparse con esas emociones porque las consideran insoportables. 

La disciplina y el autocontrol será algo desconocido para ellos, por lo que tendrán problemas para autoregularse y conseguir sus objetivos. 

Esperan que otros solucionen sus problemas. 

En mi opinión, es positivo dejar que los hijos tomen decisiones y que experimenten, pero no sobrepasando límites, como pasa en este tipo de modelo educativo. Vamos al siguiente, que es totalmente opuesto a ser permisivo. 
















Los padres y madres que utilizan un modelo autoritario en la crianza de sus hijos, creen firmemente que ese es el estilo educativo que funciona. Porque ellos fueron criados así y consideran que esa es la mejor forma de proteger, educar y prepararse para enfrentarnos al mundo con éxito. 

Consideran que los gritos, los pellizcos o zapatillazos ayudan de manera efectiva a esa "educación perfecta". (una torta a tiempo, siempre va bien)

Tienen expectativas muy altas de sus hijos. Reglas muy estrictas. Exigentes y nada receptivos. 

Esperan que sus hijos sigan sus reglas de forma incondicional. 
Esperan que sus órdenes se sigan sin dar ninguna explicación. "Porque lo digo yo, y punto!"

Los errores tienden a ser castigados severamente, y si hacen algún comentario, suele ser negativo.

Gritan en muchas ocasiones y además suelen usar el castigo físico. 

Usan los castigos para obligar a obedecer. 

No tienden a recompensar comportamientos positivos. 

Siempre encuentran algo negativo en lo que hacen sus hijos. 

Aunque aparentemente se consideran dueños de la verdad, a menudo se sienten agobiados por sus responsabilidades e insatisfechos con ellos mismos. 

Tienden a gritar o a regañar a sus hijos, en vez de darles pautas positivas de comportamientos. 

Prefieren que los niños sean disciplinados y no tanto que se diviertan. 

Explicar cómo tienen que comportarse es perder el tiempo. Poca o ninguna paciencia. Muchas veces el niño no sabe ni porqué le han castigado. 

El "respeto" que exigen y que a menudo se traduce en miedo, les obliga a mantener una constante y agotadora actitud de vigilancia y desconfianza. 

No permiten que sus hijos tomen decisiones o muestren libertad en su comportamiento. No podrían soportar que sus hijos cometieran un error, por lo que bloquean sus actos. 

No negocian. Sólo existe el blanco o el negro. Los hijos no tienen ni voz ni voto cuando se tienen que tomar decisiones. 

Menosprecian los sentimientos y las opiniones del niño. No les importa avergonzar a sus hijos, estén donde estén, o con quien estén, con tal de obligarlos a obedecer. 

Creen firmemente que de esa manera, sus hijos se van a motivar para ser cada día mejores y triunfar en la vida. 
















Al igual que en los padres extremadamente permisivos, también los que lo son extremadamente autoritarios, conlleva unos efectos secundarios en el desarrollo de sus hijos. Éstos serían: 

Generan un comportamiento agresivo fuera del hogar. No se sienten protegidos por la figura autoritaria y se descontrolan. 

Dificultades para controlar su comportamiento cuando la figura autoritaria no está presente. 
Actúan con miedo o con timidez con los demás. 

Suelen sentirse indefensos y despreciables, incluso ante sus propios ojos. Baja autoestima. 

Carecen de sentido de responsabilidad personal y necesitan que siempre se les indique lo que tienen que hacer. 

No saben establecerse límites propios porque sólo responden a los que les imponen terceras personas. 

Síntomas de depresión y ansiedad por recibir bloqueos constantes en sus iniciativas. 

Adquieren grandes habilidades para seguir reglas y ser obedientes. Se conforman con el modelo autoritario. 

















Espero no haberte asustado con estas dos opciones tan opuestas entre sí.  Lo ideal sería que tu estilo educativo tuviera un poquito de cada modelo. Ni pasarte de permisivo, ni pasarte de autoritario.

Si te has sentido identificado al 100% con alguno de los modelos anteriores, quizá debas plantearte un cambio de estrategia en la educación de tus hijos si lo que quieres realmente es dar una buena educación a tus hijos, un desarrollo positivo, inculcando disciplina y respeto. 

El modelo ideal es el que se rige por la flexibilidad, con normas y límites claros pero dejando cierta flexibilidad en función de las circunstancias en las que la familia se encuentre en cada momento. 

Es conveniente que los niños sepan qué se espera de ellos y sobre todo, que confíen en sus padres.

Al modelo que busca este equilibrio, se le llama Flexible o democrático y se centra en respetar los intereses y los pensamientos de nuestros hijos. 

Padres con elevado control, pero flexibles
Dan explicaciones a los niños acordes a su edad. 
Son padres afectuosos que piden a sus hijos que asuman responsabilidades acordes a su capacidad. 
Comunicación familiar positiva. 
Padres preocupados que ayudan a sus hijos en la toma de responsabilidades pero dotando de autonomía. 

Con este modelo equilibrado, los efectos en el desarrollo de nuestros hijos, serán lo más parecido a....

Buena adquisición de niveles de autocontrol y autoestima
Serán persistentes en sus tareas
Habilidad para las relaciones personas
Independientes y emocionalmente estables. 

Si has llegado hasta aquí, te habrás dado cuenta que permitir no es dar amor, permitir es crear pequeños tiranos que se creen el centro del universo y cuyos padres se convierten en sus simples sirvientes. 

Te animo a que comentes y compartas conmigo qué te ha parecido y qué has sentido a leer éste post. 


10 motivos para pensar que tu hijo sufre acoso en el colegio

El acoso escolar siempre ha existido, pero nunca nos habíamos preocupado tanto por ello. Y, ahora que estamos más pendientes, nos damos cuenta de la cantidad de niños que lo sufren cada día en sus colegios e institutos. 

Aunque estemos muy sensibilizados con el tema, todavía hay muchos niños que cargan con esa mochila en silencio y que, por miedo, no son capaces de contar lo que les está sucediendo, ni siquiera a sus propios padres. 

Si estás pensando, o sospechas, que alguno de tus hijos pueda estar sufriendo acoso escolar en silencio, aquí te dejo algunos indicadores que te pueden ayudar a descubrirlo. 

1. BAJO RENDIMIENTO ESCOLAR 
Estar pendiente de los miedos cada día hace imposible concentrarse en estudiar. Los pensamientos rondan de manera permanente en la cabeza y reproducen cada una de las situaciones angustiosas que el niño pueda estar viviendo en el colegio. Los exámenes no se superan, los deberes no se hacen bien, y por tanto, las notas bajan y los suspensos aumentan. 

2. CAMBIO EMOCIONAL Y ANÍMICO
Ahora triste, mañana estresado o con ansiedad,... emociones alteradas más que de costumbre y estados de ánimo que cambian de manera constante y brusca sin motivos aparentes. Cualquier estímulo modifica su humor hacia la irritación, el enfado o la frustración. 

3. ODIA IR AL COLEGIO / INSTITUTO 
De un día para otro, empieza a decir que "odia el colegio", cuando nunca antes lo había dicho. Una expresión que no se desvanece a los días, sino que se mantiene o intensifica. Quizá no te diga lo que realmente le está pasando para odiar ir al colegio, pero si empieza a poner excusas para no ir, si finge estar enfermo, es muy fácil pensar que está teniendo algún problema en el cole. 

4. EMPIEZA A ALIMENTARSE MUY MAL
Puede darle por comer compulsivamente, en momentos que sienta ansiedad, o por el contrario, dejar de comer por la angustia que le produzca la situación por la que esté pasando. 


5. SE LE ROMPEN LAS COSAS EN EL COLE "ACCIDENTALMENTE"
Siempre ocurren accidentes en el cole, como romperse una mochila, engancharse el jersey con la maneta de una puerta, llenarse de arena en el patio mientras juegan, mancharse en el comedor .... pero ¿Qué pasa cuando esto pasa a diario y le añadimos que no quieren explicar qué ha pasado y cómo ha pasado? 

6. NO TIENE AMIGOS, SIEMPRE VA SOLO
Los niños más introvertidos y con menos habilidades sociales son vulnerables al acoso escolar. Están más desprotegidos. Los grupos de amigos protegen de las situaciones de acoso y fortalecen las relaciones. 

7. LA AUTOESTIMA LA TIENE POR LOS SUELOS 
Cuando un niño recibe golpes, le insultan, le dejan en ridículo delante de los demás, se ríen de él, le hacen sentir inferior, indefenso e impotente,... lo más normal será que su autoestima se erosione al pensar que no es lo suficientemente fuerte como para enfrentarse a sus agresores. 
Escucha a tu hijo cuando hable de sí mismo y pon atención en la manera en que lo hace. 

8. EMPIEZA A RECHAZAR LAS REDES SOCIALES 
El ciberacoso, es el uso de las redes sociales para practicar el acoso y la intimidación. Después de la jornada escolar, muchos casos de acoso, continúan desde la redes. El niño que es acosado, recibe un sinfín de mensajes con carácter amenazante, humillantes y despreciativos, que acentúan la situación. 
Debemos prestar atención a las reacciones y/o comentarios que pueda hacer tras haber recibido un mensaje o haber estado conectado a sus redes sociales. 

9. ABANDONA LAS ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES QUE LE GUSTABAN
Cuando desaparece la supervisión de los profesores, el acoso se intensifica. No querer hacer actividades extraescolares que antes hacía, puede ser señal que algo o alguien le molesta. La hora del patio también es lugar en que este tipo de situaciones se agravan. 

10. COMPORTAMIENTO DE AUTO DESTRUCCIÓN 
Cuando no se sienten fuertes para enfrentarse a la situación de acoso, es posible que se culpen y se castiguen a sí mismos con acciones como autolesionarse, encerrarse en la habitación, escapar de casa ...

Utiliza esta infografía para resumir todas estas ideas y que te ayuden a detectarlas mejor. Espero que te sirvan, así que coméntame !






1.000 actividades de estimulación y juegos para niños de 0 a 12 años

 


Hola como estas? 

Es una guía completa 📙por rango de edad, que les va ayudar a tus hijos a realizar actividades y juegos 🎨🎲 que les favorezca en todas las áreas del desarrollo.

Es una guía de 1.000 actividades sensoriales, cognitivas, motoras para los niños 👦👧 con gráficos, los materiales que pueden hacer desde casa 🏡y les dura hasta que tengan 12 años. 

Hay algunas actividades montessori🌈, experimentos, actividades y juegos todos aportan a las diferentes áreas que les ayuda a los niños a potenciar su máximo potencial. 

Nuestro objetivo no es que aprenda  1+1, de la manera tradicional, sino sembrar en ellos el gusto por aprender y es jugando haciendo de manera didáctica🎭🎯, y lo más importante que ellos se diviertan. 

😄El valor es pequeño, puedes pagar con tarjeta de crédito, débito o PayPal 💳 y en ese momento te llega a tu mail el acceso para descargarte la guía, 

Te voy a enviar un  link donde tienes mayor información y puedes realizar la compra, además tienes 7 días de garantía es decir si no te sientes satisfecho o satisfecha con el producto te hacemos un reembolso. Si tienes alguna duda estoy aquí !!

Pide el tuyo AQUI 

Me escribes que tengas un excelente día 😊


Dinámica: Responder a una acusación


El objetivo de ésta dinámica es el de regular nuestras emociones a partir del lanzamiento de una acusación. La propuesta es hacerlo en un grupo de mínimo 4 participantes y con capacidades suficientes como para poder reflexionar a nivel individual. 

La actividad comienza con la lectura del siguiente texto: 

" Va Pepe muy contento por el parque, cuando de repente ve a Rafa viniendo a su encuentro. Rafa tiene una mirada muy rara. Pepe se pregunta qué le estará pasando. 

Se acercan y se saludan, pero inmediatamente Rafa empieza a gritar. Dice que Pepe le ha hecho quedar muy mal con los otros chicos del barrio y le acusa de ser mal amigo, de tener la culpa de todo lo que le pasa. 

Entonces Pepe...." 

La historia queda inacabada para poder desarrollar las actividades que la complementan. 

Actividades relacionadas: 

1. Deben reflexionar, de manera individual, cómo actuarían si se encontraran en la situación en la que Pepe está. 

2. Compartir la respuesta y hacer dos grupos: los que permiten la conciliación y buscan un camino pacífico y los que promueven que el conflicto se incremente. 

3. Entramos en debate con el objetivo de concluir porqué los primeros son mejores que los segundos. 

Los resultados son bastante interesantes, y obtienes respuestas del grupo que, muchas veces no te esperas. Te animo a probarla. Ya me dirás qué tal !

Acoso escolar: Tips para educadores y profesores



El acoso escolar se sufre tan en silencio que ni los profesores, ni los padres, ni siquiera los hermanos pueden llegar a darse cuenta. Lamentablemente, ésta es la realidad de muchos de los niños y jóvenes de nuestras escuelas e institutos. Una realidad que debe abarcarse con sumo cuidado y con estrategias bien definidas, ya que, de no actuar a tiempo pueden llevarnos a situaciones más complejas. 

Cuando un padre o una madre conoce la situación que su hijo o hija está viviendo en el instituto, se pregunta ¿y qué hacen los profesores cuando ese niño te insulta repetidamente? ¿ Qué hacen cuando te esperan en la salida del colegio para meterse contigo? ¿o cuando te encierran en los lavabos? ¿o cuando te lanzan libros a la cabeza? 

Por ello, he querido profundizar en aquellos aspectos que considero que los profesores y los técnicos en educación deberían tener claros para controlar este tipo de situaciones. 

Una de las funciones del equipo educativo de la escuela es la de intervenir cuando descubren un caso de acoso, pero no todos los equipos están preparados para intervenir y no todos disponen de la figura profesional capacitada para llevar a cabo los protocolos de actuación antes situaciones de intimidación. 


Nadie debería girar la mirada ante el mínimo indicio de acoso escolar, por ello quiero compartir algunos consejos para que los equipos educativos puedan enfrentarse a las posibles situaciones de acoso escolar. 

TIPS QUE DEBE UTILIZAR UN PROFESOR PARA FRENAR SITUACIONES DE ACOSO ESCOLAR


1. FOMENTAR EL RESPETO

Un profesor NUNCA debe faltar el respeto a un estudiante. En el momento que lo hace, está transmitiendo que su poder está por encima de ellos y, por tanto, les hace sentir inferiores y débiles ante él. 
Ésta forma de hacer es adquirida por los estudiantes que le acaban imitando y utilizando las mismas estrategias para con sus iguales.
Al igual que un educador, el profesor debe mostrarse accesible y disponible, de manera que si algún alumno se siente víctima de acoso, se vea con la confianza y seguridad suficiente para que pueda compartir lo que le sucede. 

2. DETENER INMEDIATAMENTE EL ACOSO

Se trata de tolerar o no tolerar este tipo de situaciones en la escuela, institutos, extraescolares, centros abiertos,... 
Es muy importante que los alumnos sepan y sean conscientes de que no está permitido que otros compañeros sean maltratados y sepan que las víctimas cuentan con el apoyo de las entidades administrativas. Un profesor, un educador, debe imponer su autoridad en estos casos y NUNCA debe mediar como si fuera un simple conflicto. ¿Porqué? Pues porque en los casos de acoso surgen desproporciones de poder e intentar mediar solo sirve para que la considerada víctima se sienta más desprotegida, indefensa y expuesta. 
Una situación de acoso se debe detener en el momento que se detecta de manera INMINENTE. 

3. HACER ACTIVIDADES SENSIBILIZADORAS QUE CONDENEN EL ACOSO

Toda escuela dispone de un Plan de funcionamiento que en muchos casos tiene algún apartado de educar en valores. Aprovechemos éstos planes para incorporar actividades que desarrollen la autoestima, la empatía y que, en definitiva generen un impacto sobre el acoso escolar y lo disminuya. 
Existen muchos libros y películas, programas y series de televisión que sirven de base para discutir sobre el tema. Por otro lado, es tan importante el aprendizaje a nivel cognitivo como el del desarrollo de las emociones que permitan enfrentarse a estas situaciones de la mejor manera posible. 

4.  HABLAR CON EL AGRESOR EN PRIVADO

Es cierto que, en muchos casos, los agresores son niños o adolescentes que están acostumbrados a ver, a aceptar y a poner en práctica diferentes formas de violencia. En otros casos, pudo ser en otro momento víctima del acoso escolar y su comportamiento violento es su forma de defenderse. 
Hablar en privado con él o con ella, puede ser una estrategia para intentar comprender el porqué de su comportamiento. Si el educador, o profesor, detecta que tiene problemas de autocontrol, de frustración, de fobias, será más fácil buscar la manera o los recursos para reconducir la situación. 

5. INFORMAR Y HACER SEGUIMIENTO DE LA SITUACIÓN

Si se detecta una situación de acoso en la escuela, se debe informar al director en primer lugar. También es conveniente comunicarlo a los padres de todos los implicados. Y, esto no siempre es fácil. A veces, los padres desconocen los comportamientos de sus hijos, pero son muy importantes para resolver la situación. Y, a veces, también, resulta que conocen la situación y no la han compartido por miedo o por la creencia de estar protegiendo a sus hijos. 

El seguimiento de los posibles acontecimientos que puedan ir desarrollándose será también necesario para controlar y actuar de manera preventiva. Tengamos en cuenta que las situaciones de acoso se producen cuando los niños o jóvenes están sin supervisión escolar (patios, salidas del colegio solos, parques)

Espero que puedas aprovechar estos tips y que te sirvan. Lo mejor de compartir estos contenidos contigo es saber que estamos contribuyendo a la mejora del desarrollo de nuestros hijos, de nuestros jóvenes y de nuestros alumnos. No sé a ti, pero a mi me genera mucha impotencia ver que hay personas que giran la mirada ante una situación de acoso.