Traductor

Acoso escolar: Tips para educadores y profesores



El acoso escolar se sufre tan en silencio que ni los profesores, ni los padres, ni siquiera los hermanos pueden llegar a darse cuenta. Lamentablemente, ésta es la realidad de muchos de los niños y jóvenes de nuestras escuelas e institutos. Una realidad que debe abarcarse con sumo cuidado y con estrategias bien definidas, ya que, de no actuar a tiempo pueden llevarnos a situaciones más complejas. 

Cuando un padre o una madre conoce la situación que su hijo o hija está viviendo en el instituto, se pregunta ¿y qué hacen los profesores cuando ese niño te insulta repetidamente? ¿ Qué hacen cuando te esperan en la salida del colegio para meterse contigo? ¿o cuando te encierran en los lavabos? ¿o cuando te lanzan libros a la cabeza? 

Por ello, he querido profundizar en aquellos aspectos que considero que los profesores y los técnicos en educación deberían tener claros para controlar este tipo de situaciones. 

Una de las funciones del equipo educativo de la escuela es la de intervenir cuando descubren un caso de acoso, pero no todos los equipos están preparados para intervenir y no todos disponen de la figura profesional capacitada para llevar a cabo los protocolos de actuación antes situaciones de intimidación. 


Nadie debería girar la mirada ante el mínimo indicio de acoso escolar, por ello quiero compartir algunos consejos para que los equipos educativos puedan enfrentarse a las posibles situaciones de acoso escolar. 

TIPS QUE DEBE UTILIZAR UN PROFESOR PARA FRENAR SITUACIONES DE ACOSO ESCOLAR


1. FOMENTAR EL RESPETO

Un profesor NUNCA debe faltar el respeto a un estudiante. En el momento que lo hace, está transmitiendo que su poder está por encima de ellos y, por tanto, les hace sentir inferiores y débiles ante él. 
Ésta forma de hacer es adquirida por los estudiantes que le acaban imitando y utilizando las mismas estrategias para con sus iguales.
Al igual que un educador, el profesor debe mostrarse accesible y disponible, de manera que si algún alumno se siente víctima de acoso, se vea con la confianza y seguridad suficiente para que pueda compartir lo que le sucede. 

2. DETENER INMEDIATAMENTE EL ACOSO

Se trata de tolerar o no tolerar este tipo de situaciones en la escuela, institutos, extraescolares, centros abiertos,... 
Es muy importante que los alumnos sepan y sean conscientes de que no está permitido que otros compañeros sean maltratados y sepan que las víctimas cuentan con el apoyo de las entidades administrativas. Un profesor, un educador, debe imponer su autoridad en estos casos y NUNCA debe mediar como si fuera un simple conflicto. ¿Porqué? Pues porque en los casos de acoso surgen desproporciones de poder e intentar mediar solo sirve para que la considerada víctima se sienta más desprotegida, indefensa y expuesta. 
Una situación de acoso se debe detener en el momento que se detecta de manera INMINENTE. 

3. HACER ACTIVIDADES SENSIBILIZADORAS QUE CONDENEN EL ACOSO

Toda escuela dispone de un Plan de funcionamiento que en muchos casos tiene algún apartado de educar en valores. Aprovechemos éstos planes para incorporar actividades que desarrollen la autoestima, la empatía y que, en definitiva generen un impacto sobre el acoso escolar y lo disminuya. 
Existen muchos libros y películas, programas y series de televisión que sirven de base para discutir sobre el tema. Por otro lado, es tan importante el aprendizaje a nivel cognitivo como el del desarrollo de las emociones que permitan enfrentarse a estas situaciones de la mejor manera posible. 

4.  HABLAR CON EL AGRESOR EN PRIVADO

Es cierto que, en muchos casos, los agresores son niños o adolescentes que están acostumbrados a ver, a aceptar y a poner en práctica diferentes formas de violencia. En otros casos, pudo ser en otro momento víctima del acoso escolar y su comportamiento violento es su forma de defenderse. 
Hablar en privado con él o con ella, puede ser una estrategia para intentar comprender el porqué de su comportamiento. Si el educador, o profesor, detecta que tiene problemas de autocontrol, de frustración, de fobias, será más fácil buscar la manera o los recursos para reconducir la situación. 

5. INFORMAR Y HACER SEGUIMIENTO DE LA SITUACIÓN

Si se detecta una situación de acoso en la escuela, se debe informar al director en primer lugar. También es conveniente comunicarlo a los padres de todos los implicados. Y, esto no siempre es fácil. A veces, los padres desconocen los comportamientos de sus hijos, pero son muy importantes para resolver la situación. Y, a veces, también, resulta que conocen la situación y no la han compartido por miedo o por la creencia de estar protegiendo a sus hijos. 

El seguimiento de los posibles acontecimientos que puedan ir desarrollándose será también necesario para controlar y actuar de manera preventiva. Tengamos en cuenta que las situaciones de acoso se producen cuando los niños o jóvenes están sin supervisión escolar (patios, salidas del colegio solos, parques)

Espero que puedas aprovechar estos tips y que te sirvan. Lo mejor de compartir estos contenidos contigo es saber que estamos contribuyendo a la mejora del desarrollo de nuestros hijos, de nuestros jóvenes y de nuestros alumnos. No sé a ti, pero a mi me genera mucha impotencia ver que hay personas que giran la mirada ante una situación de acoso. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario