Traductor

Actividad de Inteligencia emocional: Tengo derecho a equivocarme

 











Tomar decisiones significa asumir algunos riesgos, porque debemos buscar el equilibrio entre la emoción y el pensamiento, pero aún así merece la pena. 

Aquí os regalo una actividad para trabajar la inteligencia emocional. 

Los objetivos que vamos a perseguir con esta actividad, serán los siguientes:

1. Dar los pasos para tomar las decisiones adecuadas

2. Darse cuenta de las consecuencias de cada decisión. 

Para llevarla a cabo, crearemos grupos de cinco participantes y haremos una lista con las situaciones en las que han tenido que tomar decisiones. Escribiremos después en la pizarra todas las situaciones elegidas por los grupos. 

Después, cada participante escribirá, de forma individual, la decisión que tomaría, el porqué, los factores que ha tenido en cuenta, qué decisiones tomarían otros en la misma situación, las consecuencias de sus decisiones, etc.

Finalmente, lo comentaremos entre todos y todas. 

Os recomiendo que no alarguéis ésta actividad más de 60 minutos. 

Puedes utilizar ésta ficha de trabajo que te puede ayudar. Espero que te sirva. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario